El presidente Abinader está trabajando para quedarseEl Mirador/Luis Céspedes Peña

El presidente Luis Abinader que, sin hacerse parecer a ningún otro gobernante, “quemando el interior de una balsa evitando que el humo salga”, es el típico Joaquín Balaguer, el hombre que gobernó el país por décadas, como un gran demócrata, cuando le convenía, e impositor cuando las circunstancias así se lo exigían. 

Abinader, de pura sangre cibaeña, desde hace años trabaja pensando en el desarrollo colectivo de la región, al extremo que ya superó la obra de gobierno de Balaguer, que fue un gran constructor para el Estado.

Está haciendo en cada región su cuartel general en materia política. De Santiago, hay que decir que es el gobernante que mayor apoyo le está dando al desarrollo en obras de infraestructuras.

El teleférico, el monorriel y decenas de obras están convirtiendo a Santiago en un modelo de desarrollo, que unido al progreso económico, como es el caso del alto número de empleos que genera, preocupa a la oposición política.

Hay que admitir que en los últimos meses, el gobierno del Presidente Abinader cambió totalmente su imagen. ¡Es que por donde quiera que las personas se mueven, observa masivas construcciones de obras!     

El presidente está dejando sin comunicadores a la oposición. Cuando estaba en la oposición, también tenía el control. ¿Cómo lo hace? No lo preguntes, porque usted sabes cómo se hace. Tenemos la información de que en Santiago y la capital, hay instituciones que tienen más de 15 informadores. “Son soluciones económicas”.

En el Sur, el Este, el Noroeste y el Gran Santo Domingo, sucede lo mismo con las construcciones de obras. ¡Y el problema de los dirigentes del Partido Revolucionario Moderno (PRM), que ya tienen más de 60 años, el presidente lo está resolviendo con pensiones solidarias, a las que nadie se opone! ¡El gobierno se está convirtiendo en un gran problema para la oposición!

Para suerte de la oposición, el gobierno tiene problemas para solucionar la crisis alimentaria y de salud. ¡Pero el presidente está trabajando para tres millones de votos, que observando la situación, si el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), la Fuerza del Pueblo, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y otras fuerzas políticas no hacen una buena alianza, Abinader parece que se encamina a permanecer otros cuatro años en el poder. ¡Es que son los mismos votos!

Pero hay que decir que el alto costo de la vida, es el gran enemigo del presidente Abinader. No tiene un ministro de Agricultura que mejore el sector agropecuario, porque parece que es mejor importar, como es el caso del azúcar, porque erróneamente se desmantelaron los ingenios del Estado, para ahora comprarles el dulce a otros países, para que una libra cueste 35 pesos.    

¡Lo correcto sería dar marcha atrás con el desmantelamiento del Consejo Estatal del Azúcar (CEA)! Tenemos un país rico en tierras para la producción de azúcar, café, cacao, yuca, batata, habichuelas, tabaco, plátano, yautía, ñame, arroz u otros productos, incluyendo los procedentes del sector ganadero, porcino avícola y otras áreas, pero hace falta respaldo del gobierno, agregado a buenas intenciones.

Hay que admitir que el gobierno de ocho años Danilo Medina, aprovechó al máximo esa riqueza y puso al país a comer a precios equilibrados con el productor.

Pero el gobierno de Abinader, que está concentrado en garantizar la cantidad de tres millones de votos para las elecciones nacionales, está desarrollando su labor basada en un plan estratégico en materia política. La oposición se alimenta de los mismos militantes opositores. Por ejemplo, los que abandonan al PLD cogen para la FP. Y los que no quieren seguir a Leonel, retornan al PLD.

El problema está en que los que se van del PLD, la FP y el PRD, se anidan en el gobierno del Partido Revolucionario Moderno (PRM). ¡Una suma que pesa! Y más cuando se trata de un presidente que sabe doblegar, con palabras de confianzas, a los opositores. No es de dudarse que vuelva a escoger a un cibaeño o a un cibaeña para la Vicepresidencia de la República. ¡Para sacarle el aire a la oposición en esta próspera región, su región!

Pero difícilmente Abinader elimine políticamente a Abel Martínez, el candidato presidencial del PLD, quien está haciendo una extraordinaria labor de conservación de esa organización política. Leonel Fernández, que gobernó el país 12 años, no tiene una gran estructura política, pero es una destacada figura presidencial.

El problema está en que Luis Abinader está en el poder y lo está usando para ganarle a la oposición. Pero los tiempos pueden cambiar mucho de aquí a las elecciones presidenciales. El centralismo de muchos peledeístas, no ayuda a organizar una buena alianza, incluyendo a destacadas figuras del reformismo u otras entidades políticas que están en sus alrededores haciendo vida partidaria.   

¡Gracias ¡