CDP en Santiago no hace asambleaAlgunos aspectos de la Ley 10-91…. 

La Ley establece que cada seis meses,  las directivas del CDP, Nacional y sus Seccionales, deben convocar  a asamblea ordinaria y cuantas veces sea necesario de manera  extraordinaria.

Está establecido que cada directiva debe  convocar a los miembros para informarles de sus actividades económicas y sociales. La membrecía debe saber qué cantidad de dinero recibe una determinada directiva, cómo invierte o gasta el dinero, sea mucho o poco.

Para los casos del Club Recreativo, si una determinada actividad, como la anunciada para el cobro de cuotas para ser miembros, debe determinarlo una asamblea. Ésta debe decidir si procede o no.

El desarrollo del Concurso Periodístico, la forma debe ser aprobada por la asamblea, que no se está haciendo.

Un viaje que conlleve  más de 5 ó 10 mil pesos, en Seccionales pequeñas, debe ser informado a la membrecía….Si hay insatisfacción, debe convocarse a una asamblea. ¿Por qué? Porque hoy puede gastar 10 mil sin ser informado, mañana hacer lo mismo, en los días próximos también gastar la misma cantidad y fácilmente en un mes gastarse 30 mil sin supervisión.

Hay que saber  cuánto deja  de beneficio el alquiler de los locales, que nadie sabe, porque no se hacen las asambleas, ni se está cumpliendo con la Ley a nivel general.  Las asambleas, que tienen la potestad de organismos superiores del CDP, pueden determinar  si una determinada actividad económica o social le conviene o no a la institución.  Por eso la importancia de los debates internos en el CDP.

Ya las directivas deben cuidarse, en virtud de que las Leyes 10-91, de Libre Acceso a la Información y de Transparencia, facultan a los ciudadanos para que puedan querellarse ante el Tribunal Superior Administrativo y, si se comprueba que los acusadores tienen la razón, los directivos pueden ir a prisión y también se podría forzar su renuncia.

El Comité Ejecutivo del CDP también tiene facultad para intervenir cualquier directiva que se considere, con pruebas, que  está violando las Leyes.  Es cuestionable que la actual directiva, que espera para su juramentación, como reelecta, pretenda comenzar otra gestión teniendo cuatro asambleas ordinarias pendientes de fiscalización de la membrecía…..la directiva de Santiago, al igual que otras del país, recibe 30 mil pesos mensuales del gobierno central, pero no se sabe cómo se están gastando……Quizás todo está bien, pero no lo sabemos……